El Blog

 

Sólo recuerdos

0 comentarios - Edit entry?
Yo creo que después de una separación, sobre todo cuando la desición ha sido tomada de manera unilateral, lo que más nos cuesta es realmente dar por terminada la relación de pareja. Quiero decir que nos es difícil aceptar que ya no hay nada que hacer y que hay que cerrar el capítulo, y entonces nos aferramos a recuerdos y objetos físicos que nos hacen sentir, ―según nosotros―, que aquella persona sigue ahí, a nuestro lado.

Pero al paso del tiempo, cuando hemos superado el dolor y el enojo, y ha llegado la aceptación del hecho, nos damos cuenta de que ya no vale la pena conservar recuerdos, que lo único que hacen es mantenernos atados a un pasado que, por muy bueno que haya sido, ya no existe, y que es necesario romper ataduras para continuar nuestro camino. Porque sólo haciendo camino se puede mirar hacia atrás.
Comento lo anterior porque por mera casualidad encontré unas letras, ―no me gusta llamarles poemas porque no lo son―, unas letras, decía, que escribí hace ya muchos años, ―30 para ser exacto―, cuando me encontraba en esa etapa de cerrar el círculo y echar a andar de nuevo en busca de horizontes más claros... de aguas más tranquilas.

Creí haber quemado junto con todo lo demás, el papel en que había escrito aquellas letras, y así fue. De eso se trataba; de quemar hasta el último recuerdo. Pero ayer, al despertar por la mañana, vino a mi mente el recuerdo de algunas frases sueltas de eso que había escrito tiempo atrás. Dándoles vueltas en la mente, comencé a recordar y escribir. No me costó mucho esfuerzo armar íntegro el texto. Cuando lo pude leer completo, fue como si abriera una ventana al pasado que permitía verme de nuevo en aquel momento, en otro lugar y otro tiempo, sólo que ya sin dolor, sino más bien con un sentimiento que no sé cómo definir, pero me dio risa de mí mismo, de mi romántica cursilería. Aunque, a decir verdad, siempre me ha gustado ser cursi y romántico, y para muestra, un botón.



Sólo recuerdos
de Bernard Lacroix
(poeta y escritor romanticursi de origen desconocido)

Mira, cómo se queman los recuerdos.
Cómo se quema el papel tapiz de nuestros sueños.

Tantos años juntos
y hoy nos damos cuenta que no nos conocemos.
Que tú eres otra y yo ni me parezco
al que en un tiempo fue el amante de tus sueños.

Mira, cómo se queman los recuerdos.
Cada carta tuya, cada cosa, se consumen en el fuego.

Pues ya lo ves, no éramos diferentes,
ni nuestro amor era tan grande y tan eterno.
Igual que todos; dos mortales.
¿Y el amor? ¡Bah!, tan sólo un sentimiento.

Mira, cómo se queman los recuerdos.
El moño de tu bata, el rizo de tu pelo.

¿Recuerdas las promesas; los “te amo”; los “te quiero”?
Tienes razón, no tiene caso,
si estamos quemando los recuerdos.
Pero tú no estás aquí y ya no puedes verlo.

Ya no tengo nada tuyo,
ni tus manos, ni tu risa, ni tu pelo.
Ni el perfume de tu cuerpo, ni tu boca
esa boca tan ardiente como el fuego.

Ya no tengo nada tuyo
y cuando estas líneas se consuman
se habrá quemado con ellas
tu último recuerdo.




Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:


cursi
adj. Se dice de un artista o de un escritor, o de sus obras, cuando en vano pretenden mostrar refinamiento expresivo o sentimientos elevados.
   
romántico, ca
Sentimental,generoso y soñador.
    ese chico es un romántico.

Otras publicaciones